4 julio, 2013

Antifrau investigará la adjudicación del restaurante del TecnoCampus a petición del Partido Popular de Mataró



El grupo municipal del PP en Mataró denuncia irregularidades en la contratación que obligan a indemnizar a la empresa cesante

El Partido Popular de Mataró ha llevado a la Oficina Antifrau de Catalunya el caso de la adjudicación del bar-restaurante del TecnoCampus después que la empresa Eurest, que se adjudicó el servicio en su día, tal como le permitía el contrato firmado, reclame una indemnización de 550.000 euros y obligue al consistorio a subrogar a los trabajadores del establecimiento, atendiendo a las cláusulas establecidas.

Los servicios jurídicos del Partido Popular, según el portavoz del grupo municipal en Mataró, José Manuel López, “aseguran que en ningún caso puede suceder que el contrato contradiga las cláusulas de adjudicación” como sucedió con el restaurante del TecnoCampus (TCM). Una adjudicación que el secretario municipal, a petición del gobierno de CiU, no juzgó irregular a pesar que “el pliego de cláusulas determinaba que las obras e instalaciones (…) restarían a beneficio del inmueble sin derecho a indemnización por parte del adjudicatario” mientras que el contrato que se firmó afirma todo lo contrario.

El PP responsabiliza directamente de la mala gestión en la negociación con el TecnoCampus al anterior ejecutivo del PSC, a la que entonces era concejal presidente del TCM, Alícia Romero, hoy diputada al Parlament y al anterior gerente, Antoni Uix, en la actualidad gerente de Aigües de Mataró.

CiU y PSC se posicionan
La indignación del PP, no obstante, se ha ido en aumento cuando el actual ejecutivo municipal de CiU, en minoría, “ha propuesto a la empresa que exige la indemnización, que se hiciera cargo del servicio de restauración del TCM durante la Universitat d’Estiu a cambio de 10.000 euros” una situación que “nos avergüenza como concejales” apunta López.

Por todo ello, los concejales del PP en Mataró han decidido poner en conocimiento de la Oficina Antifrau de Catalunya los hechos, para poderlos esclarecer y conocer si se ha cometido alguna irregularidad y dirimir responsabilidades. “El perjuicio económico que se ha causado a la ciudad supera los 100 millones de las antiguas pesetas” una cifra inconcebible “con la que se podría ayudar a muchos mataroneses necesitados”.

Por su parte, el gobierno municipal de CiU asegura que “siempre estaremos al lado de los que quieran imponer transparencia a la gestión pública y desterrar cualquier acción que pueda ser interpretada como un intento de no buscar la verdad”. En el caso del restaurante del TCM, el gobierno recuerda que en su día pidió un informe al secretario municipal para que se posicionara sobre las condiciones con las que se realizó la concesión y ha pedido un informe a los servicios jurídicos de la Diputació. “El gobierno municipal es el primero que quiere aclarar los hechos” una vez tenga dicho informe tomará las decisiones oportunas.

En la misma línea se expresa el PSC de Mataró, aunque sigue defendiendo la legalidad del proceso aprobada por la EPE TCM, tal como indica el informe del secretario municipal. Los socialistas recuerdan que en mayo de 2011, después de las obras de adecuación del local y el pertinente aval, se añadieron unas cláusulas que, tal y como establece el informe del Secretario “complementan y armonizan el pliego de condiciones que adjudicó el concurso”. Se tratan, pues, según el PSC, de “cláusulas legales incorporadas al contrato que no son contradictorias sino complementarias y ajustadas a ley”.

(LAVANGUARDIA.COM)

Compartir

Facebook Twitter MySpace Technorati
Menéame Delicious NetvibesYahoo!